¿Por qué es importante celebrar?

Las celebraciones existen desde el principio de los tiempos en la especie humana. Son rituales que los seres humanos llevan a cabo para destacar algo de manera especial, unirse y remarcar de una manera única algún acontecimiento. Festejar refuerza la autoestima y la importancia de estar juntos.

Celebrar, permite a las personas detenerse y contar con motivos que contribuyen de manera importante a darle sentido a sus vidas. En medio de tanto apuro, es sano y emocionalmente gratificante detenernos, hacer un alto en el cual nos permitamos compartir.

Cuando se celebra, el esfuerzo es un recuerdo y la sensación que impera es la de gozo, la de festejo. La celebración permite conectarse con cosas importantes, con personas queridas y mantener siempre presente los momentos que realmente tiene valor y sentido.

Cuatro motivos para celebrar

  • Son el comienzo y el fin de algo. Ayudan a cerrar etapas y a comenzar otras.
  • Festejar es una ocasión para entregarse al cariño hacia la familia, la pareja, los hijos, los padres, los amigos o los compañeros de trabajo.
  • Es una gran oportunidad para poner un freno y evaluar las cosas.
  • Ayuda a aprender de la vida, buscar vínculos nuevos y animarse a soltar.

No hay un espacio para celebrar nuestros logros cotidianos, el momento lo creamos nosotros. Festejar los logros se conecta directamente con la recompensa. Tener una recompensa implica que haya algo que nos motive y estimule para volver a realizar una conducta cada vez que hay un disparador. Si no festejamos nuestros logros, se hace más difícil seguir avanzando