La mayoría de las veces, los seres humanos tienen miedo a que llegue el final