Los colores en el Feng Shui

La energía ambiental o Chi, es generada por todos los elementos del lugar. Los colores tienen una influencia especial en dicha energía, siendo capaces de producir con tonos, grandes cambios en los ambientes.

Para todas las personas, es obvio que el color en sus diferentes expresiones es una fuente importante de información, y que influye de forma sutil en el estado de ánimo. Un cuadro puede contener por ejemplo colorido oscuro y gris fomentando un espacio taciturno o por el contrario un paisaje agradable, colorido, limpio y lleno de optimismo, es fácil reconocer la diferencia que emanan diferentes tonos y las asociaciones que representan. Si traslada situaciones y representaciones pictóricas a un espacio físico fijando su permanencia constantemente proyectara un tipo concreto de Chi o energía.

En el Feng Shui, los colores tienen la capacidad de transformación para armonizar y estimular las áreas pakua o bagua de la casa, y también para suscitar cambios en la actitud de los habitantes. Pues, en definitiva, son estos cambios de actitud los que permiten abrir nuevas puertas, generar nuevas situaciones y encontrar nuevas oportunidades.

Según el Feng Shui dividimos los colores en función de las energías Yin y Yang; la energía Ying es pasiva y la Yang activa. El color lo podemos aplicar usando los 5 elementos de la filosofía china: Madera, Fuego, Tierra, Metal y Agua. Cada uno de los elementos se relaciona con colores específicos que se representan. 

El elemento Madera es la energía que crece y facilita el desarrollo de la vida y de los proyectos. Los colores que representan este elemento transmiten calma y tranquilidad. Son tonos que ayudan al optimismo y a la creatividad. Sus colores son gamas de verdes.

El fuego es el gran transformador, el que permite ver las cosas y tomar conciencia de ellas sus colores son toda la gama de rojos, rosas, naranjas, fucsia, amarillos intensos es decir colores Yang. Utiliza los colores del elemento fuego cuando necesites más alegría, quieras avivar algo, o hacer un gran cambio.

El elemento tierra es una energía de transición. Es la energía que estabiliza, que reúne, la que crea un entorno cálido y permite las relaciones entre diferentes cosas o personas. Utiliza los colores amarillos claros, naranjas, marrones y beige cuando necesites estabilidad y tener poner los pies sobre la tierra.

El elemento Metal representa la introspección en todos sus puntos de vista. Con esta energía se despierta la sensibilidad. Sus colores son el blanco, gris, y los metalizados. Utiliza estos colores cuando quieras despertar tu mirada interior, olvidarte de los condicionamientos del mundo externo y vibrar en tu mundo interno.

El elemento Agua es la energía que profundiza, que fluye y luego busca salida, tal como lo hace el agua. Los colores de este elemento son tonos que absorben gran cantidad de luz, apagan y oscurecen ambientes. Estos son el negro, los azules oscuros y el morado. Utilízalos cuando necesites despertar la intuición y el conocimiento interno