La vida en el planeta tierra

Levantamos la mirada al cielo buscando de donde venimos pero nuestros pies pisan la tierra, donde reside y se encuentra la vida tal cual como la conocemos.

Todos somos energía y nos encontramos compartiendo e inter conectados con una gran cantidad de seres vivientes bajo diferentes formas ,organismos y campos de información en un planeta activo muy enérgico, que se mantiene en equilibrio gracias a nuestra madre Tierra.

En la mitología griega era conocida como Gea, la diosa madre que dio origen a la existencia. Los romanos la tomaron como Terra Mater mas conocida como Gaia considerada como una fuerza divina que posee en ella la semilla de la vida y la muerte.

Pacha mana es como se le conoce en los pueblos indígenas andinos, ella representa a la tierra, no solo el  suelo o la naturaleza sino el conjunto de todo ello. Se conversa con ella permanentemente requiriendo apoyo o disculpándose con ella

por algún daño perpetrado en su contra y todo lo que nos surte, como divinidad suministra a los individuos; cobijo, vida, abundancia, fertilidad por lo tanto los seres humanos deben cuidar de ella y rendirle culto.

Para los indios americanos del norte, la naturaleza es su guía y maestra y es el vinculo que nos une con la tierra. Basta con obsérvela para descubrir su belleza,  misterio, encanto y así  maravillarnos que pertenecemos a ella junto al resto de los seres vivos. A través de sus transformaciones como por ejemplo la variación de las estaciones nos enseña sobre la vida y los cambios que ocurren tanto en el interior de cado uno de nosotros como en el exterior. Ella como madre nos trasmite su sabiduría de la naturaleza del universo. Observar y entender las señales que nos envía la naturaleza es como estar en contacto con una divinidad superior.

Como conectarse y establecer una comunicación con la naturaleza, basta con visitar cada cierto tiempo una playa y escuchar el sonido de las olas al llegar en la orilla, ver las aves como vuelan, ir a una zona de montaña, o a un parque y escuchar el canto de los pájaros. Camina descalzo para sentir la tierra, abraza un árbol y veras que todos pertenécenos y formamos parte de ella y que la tierra es nuestro hogar. 

Para los antiguos alquimistas la tierra como elemento es el vientre indispensable sin el cual no puede generarse y devolver la vida.

El planeta tierra, como vientre materno, nos protege, nos alimenta a quienes vivimos en su interior. Es el centro y es el hogar que permite nuestra existencia y la posibilidad de pasar la vida.

Hoy en día solo prestamos atención a la madre tierra cuando ella se manifiesta violentamente a través de un  “evento o desastre natural” (terremoto, erupciones volcánicas, inundación, etc.) Como madre nos brinda una infinidad de recursos para sustentar la vida pero también puede apártanos de la vida misma a través de sus manifestaciones naturales cuando contaminamos, malgastamos, abusamos, destruimos sus recursos. Si el ser humano no cuida de la madre tierra, a ella no le queda mas remedio que retirarnos de este lugar para restablecer el equilibrio con el resto de su creación. Es ahora que debes cuidar de ella, presta atención en este instante a los mensajes que te consigna a través de sus demostraciones , mas adelante podría ya ser muy tarde. @gpaladinob publicado también para la revista SpanishInFluential