El Tao y el poder de los cinco elementos

El Tao es un estilo de vida que se basa en la armonía general con los procesos naturales y su adaptación a ellos. Propone el funcionamiento armónico de la naturaleza. El concepto del Tao se basa en aceptar que la única constante en el universo es el cambio y que debemos aceptar este hecho y estar en armonía con ello. El cambio es el flujo constante del ser al no ser, de lo posible a lo real, Yin a Yang, femenino a masculino y viceversa. E arte milenario del Feng Shui proviene del Tao.

Con esta disciplina, también se busca la armonía entre la mente, el cuerpo y el espíritu. Además, estudia la relación entre las diversas energías que unen y se intercalan entre el cosmos, la tierra y los seres humanos. Estos tres factores están agrupados en un concepto llamado “Los Tres Poderes”: el poder del Cielo, el poder de la Tierra y el poder de la Humanidad.

Esta energía universal se manifiesta con diversos nombres y niveles, relacionados con la naturaleza y son: Madera, Fuego, Tierra, Metal y Agua. Estas fuerzas son básicas para el Feng Shui y su equilibrio interno en el hogar, combinado al análisis de los factores externos lo que traen como consecuencia, el equilibrio buscado.

Al estar íntimamente relacionado con aspectos naturales, el Tao contempla las fuerzas geográficas y considera que en sus direcciones está la manifestación de la influencia de los elementos. Es así como nacen las ochos direcciones. La ubicación de las ocho líneas llamadas trigramas, se corresponden a cada una de las direcciones, y a su vez se relaciona con el Yin y el Yang, los Tres Poderes, los Cinco Elementos y las Ocho Direcciones.

Los  cinco elementos

Los cinco elementos son tipos diferentes de energía que se relacionan entre sí. Coexisten en equilibrio dentro de la naturaleza. El Feng Shui se guía por el ciclo constructivo de estas fuerzas para armonizar el Chi dentro de los espacios y de los diferentes aspectos de la vida

.

Estos elementos son clasificados en dos tipos de relación cíclica. El ciclo constructivo y el ciclo destructivo. En el ciclo constructivo el fuego produce tierra, que produce metal, que produce agua y que produce madera y que en su vuelta produce fuego. En el ciclo destructivo la madera destruye la tierra, la tierra destruye el agua, el agua apaga el fuego, el fuego dobla el metal que a la vuelta se corroe y corta la madera.

Cuando uno de los elementos predomina sobre los demás, otro elemento se debe introducir para conseguir inmediatamente el equilibrio; esto se realiza compensando con el elemento que lo destruye según el ciclo destructivo. 

Elemento Agua: con él te permites conectar tu profesión, tu carrera y tu misión de vida

Coordenada: Norte.

Forma: ondulante y curva.

Colores: negro y toda la gama de azules.

Elemento Madera: este exhibe la impresionante energía del crecimiento; la que nos integra, la que fortalece nuestros lazos familiares y las relaciones con nuestros compañeros de trabajo.

Coordenada: Este y Sureste.

Forma: rectangular.

Colores: verdes.

Elemento Fuego: este conecta la llama de tu éxito, de tu reconocimiento y de tu fama.

Coordenada: Sur

Forma: triángulo.

Colores: rojos y naranjas.

Elemento Tierra: este es el elemento de lo sólido, de lo estable y de la consolidación. Trabaja la fuerza de las relaciones y la imagen que muestras de ti al mundo.

Coordenada: Suroeste, Centro y Noreste.

Forma: cuadrada.

Colores: ocres, amarillentos, beige y terrosos.

Elemento Metal: este es la fuerza con la que consagras el dinero y todo lo que eres capaz de crear.

Coordenada: Oeste y Noroeste.

Forma: redonda.

Colores: grises, los plateados y los dorados.