Activa y refuerza las energías

Dentro del Feng Shui existen diversos materiales, formas y objetos que tienen cierto significado para potenciar, proteger y mover las energías de los espacios y parte de nuestra vida: personal, social, amorosa y laboral.

Los símbolos y objetos tradicionales del Feng Shui, han sido utilizados
durante milenios, ya que el Chi suele reaccionar a estos símbolos con mayor fuerza. No son los objetos, sino la energía que emana de ellos, lo que los hace tan eficaces. Por eso, es tan importante, que cada símbolo tenga su ubicación en nuestro hogar, porque colocarlos arbitrariamente, podría tener efectos adversos.

Los activadores en el Feng Shui consisten en una serie de herramientas que tenemos al alcance de la mano para equilibrar y armonizar nuestros espacios vitales, reforzar el Chi positivo y deshacernos del Sha negativo. En la práctica del Feng Shui los activadores son objetos que “atraen la suerte” y “alejan las malas influencias”.

Son utilizados para activar el efecto de las estrellas voladoras positivas. Alguno de estos son: Tortuga cabeza de Dragón, Patos mandarines, Ranas de tres patas, algunas representaciones de Buda, representaciones de animales, las monedas chinas, símbolos chinos, cristales, entre otros.

Por otra parte, las curas se aplican con la intensión de armonizar las energías que nos rodean y sintonizarlas con nuestras vibraciones interiores para promover equilibrio energético. Las energías pueden permanecer pasivas sino se activan, por lo que una energía negativa no se exaltará si no es activada físicamente. Se aconseja mantener los espacios lo más tranquilo posible.

Estas, nos protegen contra los efectos de las estrellas negativas. Algunas de las curas son: Rinoceronte con el elefante, Pagoda de los cinco elementos, el ojo turco, el Wu Lou, entre otros.

Es importante recordar que las formas y colores de los objetos también sirven como activadores y curas.