Revive las energías de tu casa

“Todo está vivo, todo está relacionado y todo se transforma”, son los tres principios básicos para conectarte con esta mágica tarea y transformar las sensaciones de tus espacios.

Las fiestas decembrinas son la oportunidad perfecta para aplicar las herramientas básicas del feng shui para armonizar y atraer las buenas energías del año nuevo. La regla principal de este sistema filosófico consiste en mantener el orden y la limpieza en el hogar, esto permite que el buen chi o “energía positiva”, fluya libremente creando entornos armónicos.

Durante el año -o por varios años- acumulamos objetos innecesarios y estructuras dañadas que representan obstáculos. Los espacios “externos” de nuestra casa, muestran cómo se encuentran los pensamientos “internos” de los huéspedes, por lo tanto, una vez que comenzamos a organizar nuestro hogar, ayudaremos a aclarar el “interior” de la familia.

Por desorden se entiende la aglomeración de objetos inútiles que impiden el flujo de energía dentro del sitio en estudio. El desorden genera caos en nuestra vida y nos hace sentir confundidos y fracasados. Nos puede causar pesadez física y emocional. Sin embargo, al trabajar el desorden externo de la casa o del lugar de trabajo, surge una mayor sensación de firmeza y vitalidad.

Basados en el feng shui, el primer paso para cualquier corrección importante es eliminar los desbarajustes, la suciedad o la simbología desequilibrada dentro del espacio. El vacío, la limpieza, la belleza y el orden natural, son siempre los mejores precedentes para asentar cambios y curas de feng shui.

Te presentamos algunos pasos sencillos para atraer las buenas energías en tu hogar:

  • Revisa y ordena la ropa que guardas en el closet y en las gavetas. Separa los objetos en tres bolsas o cajas: en la primera, coloca cosas viejas que no usas; en la segunda, almacena los objetos rotos, y en la última, guarda los accesorios nuevos que nunca has utilizado. 
  • Lo que acumulaste en la primera bolsa o caja, puedes donarlo a fundaciones o a personas que lo necesiten; la segunda bolsa puedes desecharla porque los objetos dañados adquieren malas energías; por último, obsequia la tercera bolsa a personas que sí usen esas cosas de manera prolongada. Con este paso tu mente comenzará a despejarse.
  • Es importante involucrar a todos los miembros de la familia y respetar lo que pertenece a cada quien, cado uno debe realizar la limpieza de sus propios objetos.
  • Limpia el polvo en todas las esquinas, techos, lámparas y objetos de la casa.
  • Chequea la pintura de las habitaciones. Es posible que necesiten algunos retoques. Si las paredes están sucias, debes pintarlas de nuevo.
  • Cada vez que limpies, rocía fragancias energéticas como mandarina o naranja, estos aromas atraen riquezas. Revisa las tomas eléctricas y las tuberías para verificar su buen funcionamiento.
  • Revisa la iluminación.
  • Resuelve las goteras, comprueba que las lámparas tengas todos los bombillos y que ninguno esté quemado, y arregla los cajetines rotos o desencajados, porque por este medio se escapa la prosperidad del hogar.
  • Las puertas deben abrir con facilidad, sin obstáculos alrededor y sin hacer ruido.
  • Los cuadros y portarretratos deben estar en buen estado.
  • Cuando realices estas actividades, enciende inciensos de sándalo y coloca música con un mantra del Om Mani Padme Hum para potenciar la limpieza del hogar.

Antes de finalizar el año realiza esta sencilla limpieza para eliminar las malas vibras generadas por discusiones y problemas:

Mezcla sal marina gruesa con arroz y coloca un puñado en cada esquina de tu hogar. Empieza por la puerta principal y en sentido de las agujas del reloj. Deja reposar durante una noche para que absorba todas las malas energías. Al día siguiente debes barrer, con una escoba nueva, la preparación en dirección hacia la puerta principal. Al terminar, desecha el cepillo.

Al seguir estos pasos sencillos, tendrás un hogar limpio, ordenado y en armonía para recibir las mejores energías del año nuevo.